Cluc Hotel Begur

Blog

cluc_hotel_begur_mar

Un corazón azul que late

Nadad. Nadad tanto como podáis. No hay que hacerlo bien, ni tener mucha gracia. Sólo dejar las bolsas en la arena, quitarse la ropa, las chanclas y correr hacia el mar. Así, de golpe. Sin pensarlo demasiado. Porque si nos lo pensáramos demasiado, nunca haríamos nada.

Y de repente … Os llegará esa sensación de frío que recorre el cuerpo, la respiración que se entrecorta y la cabeza rodeada de agua. SILENCIO. Las voces del exterior suenan lejos. Y los problemas y las preocupaciones. Las conversaciones que hemos dejado a medias y el mal humor. Las legañas y la lavadora por tender.

Todo se desvanecerá. Y oiréis una conexión brutal con la naturaleza. Con vosotros mismos. Porque, amigos, el mar late. Está vivo. Y nos da vida.