Cluc Hotel Begur

Blog

cluc_hotel_begur_esmorzar_07

El día a día

Mario llega prontito a traernos la fruta. No hace falta decirle nada, que entra en sigilo para no hacer ruido. Cada día tiene más tattoos. Nuri hace lo mismo con sus sacas de pan recién hecho y calentito. Y Joan, con sus famosos quesos de cabra.

A media mañana, llega Grego, nuestra fiel lavandera. Khadija le entrega la ropa y Grego me dice: “Santi no sé por qué te gastas tanto dinero en los cubrecamas, malditas cremitas, ¡cómo manchan!”. Elena le ofrece un cafelito y un trozo de tarta: “Va Grego, ¡que seguro que las sacas!”. Khadija exhibe su eterna sonrisa a la escena.

Marta llama desde la Charcutería para decirnos que la longaniza está demasiado tierna, que esta semana nos sugiere que pongamos fuet en el desayuno, que está en su punto. Ni discutimos. ¡Fuet para nuestros huéspedes!

Marcos nos trae una cafetera nueva para los desayunos: “Vamos a cambiarla, que os la merecéis”, nos dice. Miquel y los chicos nos preguntan si necesitamos productos de limpieza. Y el sábado, se acerca Félix a enseñar el CLUC a su pareja. Nos costó reconocerle sin su uniforme de mantenimiento de ascensores.

Unos y otros, entran y salen, arriba y abajo siempre con una sonrisa. Llegan contentos y se van contentos. Y cuando van con prisas, es porque nos están pidiendo a gritos silenciosos un vaso de limonada casera.

Nos gusta la relación que tenemos con nuestros proveedores, y nos gustan ellos. Gracias por cuidar del Cluc con tanto cariño.

Santi Gusart