Cluc Hotel Begur

mayo2018

pebbles-3419527_1920

Las playas más salvajes

A menudo son las de piedras. La comodidad no es su gran virtud, no nos podemos estirar, ni dormir, ni construir castillos de arena. No hay bares donde suene la canción del verano, ni mojitos, ni duchas para quitarse la sal, ni vendedores ambulantes. Hay paz. Que es lo que nos gusta a algunos y algunas. Descansar, leer, escuchar las olas, sentir la calma del horizonte… Normalmente, hay que caminar para llegar a ellas, por eso, la gente que llega +Info